Esp

Tiene versión en español.

La EMSHI acaba con el canon millonario que los municipios pagaban a Manises y Picassent por albergar las potabilizadoras de agua

La presidenta Elisa Valía impulsa una modificación en la Ley de Acompañamiento de los presupuestos que impide el pago de este subsidio que estableció en 2006 Enrique Crespo, ahora en prisión por corrupción.

Las 56 localidades que componen el ente metropolitano ahorrarán a partir de ahora 950.000 euros anuales en conjunto. Sólo la ciudad de València entregaba 478.000 euros cada año.

València, 21 de enero de 2021.

La presidenta de la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (EMSHI), Elisa Valía, ha impulsado la modificación en la Ley de Acompañamiento de los presupuestos de la Generalitat para 2021 que pone fin al canon millonario anual que los 56 municipios que componen la entidad pagaban desde el año 2006 a Manises y Picassent por albergar las plantas potabilizadoras de agua.

En concreto, a partir del presente ejercicio Manises y Picassent dejarán de percibir 475.000 euros respectivamente, tal y como está establecido por ley. O, dicho de otra manera, los municipios ahorrarán en conjunto 950.000 euros, que es la suma total de lo que abonaban en función de su población desde que Enrique Crespo –actualmente en prisión por el caso Emarsa- lo impulsara para los dos consistorios cuando era alcalde de Manises y presidente de la EMSHI al mismo tiempo.

El municipio que más dinero se veía obligado a sacar de sus cuentas es València, que hasta ahora entregaba 478.000 euros al año. Otros casos sonoros son Torrent (49.500 euros), Paterna (42.200 euros) o Mislata (26.300 euros). Aunque no hay ninguno que escapara al canon: Alaquàs (18.000 euros), Burjassot (23.000 euros), Albal (10.000 euros), Catarroja (17.000 euros), son algunos ejemplos.

Acabamos por fin con un cobro escandaloso que estableció un político corrupto, Enrique Crespo, que actualmente cumple condena en la cárcel, para beneficiar las cuentas de Manises cuando él estaba al frente de ese ayuntamiento y de la EMSHI al mismo tiempo”, ha declarado Elisa Valía.

La dirigente socialista celebra que “se ponga punto y final a una situación absolutamente insolidaria con los municipios del ente metropolitano” y ha recordado que “la tarea de quien ostenta la presidencia es velar por el interés general de la entidad y no por el beneficio propio, como ocurrió con Crespo, condenado posteriormente por corrupción”.

La batalla por el canon millonario se remonta al año 2006, cuando Crespo lo impulsó con el pretexto de compensar a Manises y Picassent por unas supuestas externalidades negativas de las plantas potabilizadoras que, a día de hoy, no se han podido demostrar. De hecho, la Asociación Española de Abastecimiento de Aguas y Saneamiento (Aeas) aseguró en su momento al respecto por escrito que «no se ha conocido ningún caso en el que se esté aplicando algún tipo de mecanismo compensatorio por la ubicación de plantas o instalaciones de tratamiento de aguas potables en un determinado municipio».

Además, un informe que realizó el académico Francesc Hernández, catedrático de Economía Aplicada y director del grupo de investigación de Economía del Agua de la Universitat de València (UV), concluye que «no existe constatación de que los procesos de potabilización hayan provocado efectos o externalidades negativas sobre el entorno social o ambiental que pudiesen dar lugar a mecanismos de internalización o compensación por posibles daños derivados de la actividad».

El pago anual funcionó hasta 2011, cuando la asamblea del ente metropolitano, presidida entonces por Arturo Ros –compañero de Crespo en el Partido Popular- instó a su eliminación, bajo el argumento de que se había instaurado por “un criterio de oportunidad”. Los ayuntamientos de Manises y Picassent empezaron entonces una batalla legal para recuperar el subsidio. Los tribunales tumbaron el procedimiento por el cual se suspendió el abono y la EMSHI acató la sentencia, pero ha continuado buscando el mecanismo para acabar con la partida millonaria.

La EMSHI siempre cumplirá las sentencias judiciales y abonará el pago que establezcan los tribunales. Pero es muy importante recalcar que durante el largo proceso judicial no se ha llegado al fondo del asunto. De hecho, llama poderosamente la atención que en una de las sentencias del confundir literalmente una depuradora con una potabilizadora. La primera puede que tenga externalidades; la segunda, rotundamente no”, ha destacado Elisa Valía.

De acuerdo con la dirigente socialista, “mantener ese pago es dar continuidad a las corruptelas del Partido Popular y avalar una decisión egoísta e injusta para las cuentas municipales de los ayuntamientos”. “Como presidenta, no sólo tengo el deseo, sino también la obligación de buscar el bien común de las localidades que forman la EMSHI, cuyas arcas no van a verse mermadas a partir de este ejercicio por este canon que ya es historia”, ha aseverado.

La EMSHI acaba con el canon millonario que los municipios pagaban a Manises y Picassent por albergar las potabilizadoras de agua Leer más »

La EMSHI implanta el teletrabajo en toda su plantilla ante la evolución de la pandemia

Únicamente el personal de Registro de Entrada de Documentos y de Informática asistirá a la sede por turnos y en grupos burbuja

València, 15 de enero de 2021.

La evolución de la pandemia del coronavirus ha motivado la decisión de que toda la plantilla de la oficina de la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (EMSHI) trabaje a distancia y no de manera presencial desde el 18 de enero, que es cuando entrará en vigor la medida, hasta nueva orden.
Los trabajadores y trabajadoras de los departamentos de Registro de Entrada de Documentos y de Informática serán los únicos que acudirán físicamente a la sede, ubicada en València en la calle Moratín, pero lo harán en turnos y sólo coincidirán con las personas que componen su grupo burbuja. De esta manera se garantiza la atención a toda la ciudadanía.
En todo caso, durante el confinamiento el personal de la EMSHI trabajó de manera telemática y se adoptaron posteriormente nuevas medidas, como establecer grupos burbuja y turnos alternativos presenciales y de teletrabajo con el fin de preservar la salud de la plantilla y reducir el contacto y, por tanto, las posibilidades de contaminación. Además, las personas con mayor riesgo por diferentes factores están exclusivamente teletrabajando desde entonces.
“En este momento consideramos que es necesario trabajar a distancia para reducir al máximo las posibilidades de contagio. De esta manera estamos protegiendo la salud de la plantilla y, al mismo tiempo, seguimos prestando el servicio de la entidad metropolitana”, ha explicado Elisa Valía, presidenta de la EMSHI, quien además ha añadido que el dispositivo para teletrabajar está preparado.

La EMSHI implanta el teletrabajo en toda su plantilla ante la evolución de la pandemia Leer más »

València evitará la emisión de 1.700 toneladas de CO2 con placas fotovoltaicas en las potabilizadoras y en el centro de operaciones de abastecimiento de agua

La EMSHI también impulsa la instalación de paneles solares en otros tres puntos estratégicos del área metropolitana para limitar la liberación de gases de efecto invernadero.

Elisa Valía: “Es importante apostar por energías limpias que ayuden a reducir la huella de carbono en el conjunto del ciclo integral del agua.”

València, 29 de noviembre de 2020.

El Ayuntamiento de València, a través de la Concejalía del Ciclo Integral del Agua, evitará la emisión de 1.700 toneladas de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera tras la instalación de placas solares fotovoltaicas en las plantas potabilizadoras de agua de La Presa (Manises) y El Realón (Picassent), que sirven a más de 1,6 millones de habitantes de València y su área metropolitana, y en el centro de operaciones de la Empresa Mixta Valenciana de Aguas (EMIVASA), situado en el polígono industrial de Vara de Quart.

Los tres proyectos se han aprobado hoy en la Junta de Gobierno Local y permitirán instalar una potencia total superior a los 2 megavatios. Estas placas fotovoltaicas generarán una energía anual de 3.200 megavatios/hora que se destinarán íntegramente al autoconsumo. Esta potencia, que dejará de consumirse de la red eléctrica, equivale al consumo anual de cerca de 1.000 viviendas.

El presupuesto total de estas tres actuaciones es de 3,9 millones de euros y, dado que se trata de una iniciativa de desarrollo de economías bajas en carbono, el Ayuntamiento de València ha solicitado al Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), que depende del Ministerio para la Transición Ecológica, las ayudas enmarcadas dentro del plan para el desarrollo urbano sostenible. El importe de estas ayudas puede alcanzar hasta un 50 % a fondo perdido del presupuesto de cada uno de los tres proyectos.

La previsión es que las obras para la instalación de las placas fotovoltaicas empiecen a lo largo del primer trimestre del 2021 en la central de operaciones de Vara de Quart, para continuar después a lo largo del mismo año con las actuaciones en las dos plantas potabilizadoras.

La concejala del Ciclo Integral del Agua de València, Elisa Valía, subraya “la importancia de apostar por energías limpias, como en este caso, que limiten la emisión de gases de efecto invernadero y que, consecuentemente, reduzcan la huella de carbono del ciclo integral del agua en su conjunto”. En este sentido, Valía insiste en “la necesidad de seguir por la senda de la sostenibilidad y de implantar energías renovables, como es la solar, para minimizar el impacto en el medio ambiente de actividades esenciales para el ser humano como la potabilización y distribución de agua”. En su opinión, “son las acciones y la activación de proyectos lo que demuestra el compromiso real para contribuir a tener un planeta más verde.”

De hecho, Elisa Valía también es presidenta de la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (EMSHI), donde del mismo modo se impulsan proyectos en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la agenda 2030 establecidos por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Tanto es así que esta entidad también instalará placas solares fotovoltaicas en tres depósitos de agua potable que permitirán dejar de emitir a la atmósfera 153 toneladas de dióxido de carbono. En concreto, se colocarán 472 paneles con una potencia total de 180.000 watios, capaces de generar al año 293.104 kWh de energía limpia.

“Desde la EMSHI apostamos por la reducción de la huella de carbono de todo el proceso para suministrar agua potable a València y su área metropolitana con la instalación de placas fotovoltaicas en tres puntos estratégicos”, asegura Valía. Las placas fotovoltaicas de la EMSHI se instalarán en el término municipal de Paterna, concretamente sobre la cubierta del depósito de agua de 6.000 m3, situado en el Parque Tecnológico; en la cubierta del depósito más grande que posee esta entidad, con una capacidad de 40.000 m3; y en el depósito de la Coma, de 5.000 m3.

“Además de los beneficios medioambientales, la instalación de estos paneles de energía renovable nos permitirá un ahorro económico anual de en torno a 30.000 euros para la entidad. Esperamos además contar con financiación externa puesto que se trata de un proyecto que contribuirá a la transición ecológica hacia una economía descarbonizada”, destaca Elisa Valía. La inversión total de la actuación es de 475.000 euros, si bien la EMSHI también ha solicitado ayudas al IDAE, cuya resolución todavía no se conoce.

València evitará la emisión de 1.700 toneladas de CO2 con placas fotovoltaicas en las potabilizadoras y en el centro de operaciones de abastecimiento de agua Leer más »

La EMSHI retirará los últimos 22 kilómetros de tuberías con fibrocemento de la red metropolitana

La presencia de este material es muy reducida respecto a los 204 km de conducciones que hay en total.

La entidad concluirá en 2020 la primera fase de la renovación de la tubería de mayor diámetro en servicio fabricada con fibrocemento.

València, 21 de diciembre de 2020.

La Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (EMSHI) tiene previsto retirar todas las tuberías de fibrocemento que componen la red de abastecimiento de agua potable en alta. La presencia de este material, más conocido como amianto, es muy reducida en la red pública, aunque todavía hay ramales que lo contienen. En concreto, de los 204 kilómetros de tuberías del área metropolitana, quedan unos 22 kilómetros de conducciones en servicio construidos con fibrocemento.

La eliminación progresiva del amianto es una de las mejoras aprobadas en los presupuestos de la entidad presidida por Elisa Valía para 2021 y prevista en el plan de inversiones de 2022 para continuar con este propósito, si bien las actuaciones para lograr este objetivo ya están en marcha.
 

“El fibrocemento va a desaparecer de manera gradual de la red metropolitana de abastecimiento de agua y en ello estamos ya trabajando. No compromete la calidad del agua, pero supone un riesgo añadido para los trabajadores y las trabajadoras que deben manipularlo, por ejemplo, en caso de reparaciones”, asegura Elisa Valía, presidenta de la EMSHI.
 
De hecho, la EMSHI concluirá antes de que acabe el año la primera fase de la renovación de la tubería de fibrocemento de mayor tamaño en la red y todavía en servicio. Se trata de una conducción con una antigüedad por encima de los 40 años y con una longitud de 1.080 metros.
 
Su renovación se está efectuando con tubería de fundición dúctil, que presenta gran durabilidad y resistencia a la corrosión.
 
Esta primera fase, cuyo presupuesto es de 1.434.308 euros, comprende desde el cruce de las calles Arnau de Vilanova y Gran Canaria, en València, hasta el final de la avenida Vicente Blasco Ibáñez, en Alboraia, por donde discurre el 90% del recorrido. En fases posteriores proseguirá el trazado hasta Port Saplaya. La inversión total es de 3,5 millones de euros.
 
El hecho de que una tubería esté fabricada con fibrocemento no influye en la calidad del agua, pero la motivación para eliminar este material de la red de abastecimiento responde al complejo protocolo a seguir a la hora de realizar reparaciones o modificaciones en conducciones construidas con amianto.
 
“Ponemos el foco en la seguridad y el bienestar de las empleadas y los empleados que trabajan con estas infraestructuras y que son un eslabón absolutamente clave para que haya agua potable al abrir el grifo de casa”, explica Elisa Valía.

La EMSHI retirará los últimos 22 kilómetros de tuberías con fibrocemento de la red metropolitana Leer más »

La nueva infraestructura que asegurará el abastecimiento de agua potable en València no atravesará la huerta de Campanar

La EMSHI proyecta un trazado alternativo por el antiguo cauce del Turia después de que su presidenta se comprometiera con vecinos y agricultores a reducir el impacto en la huerta .

València, 3 de noviembre de 2020.

La nueva tubería subterránea que asegurará el abastecimiento de agua potable en València no atravesará de extremo a extremo la huerta de Campanar y discurrirá por el antiguo cauce del Turia. La Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (EMSHI) ha preparado una alternativa al trazado inicial después de que la presidenta de la EMSHI, Elisa Valía, se comprometiera con el vecindario y los agricultores de la zona a trabajar en otras opciones que minimizaran el impacto en la huerta.

“Desde la entidad trabajamos con una profunda conciencia medioambiental y somos conscientes de todo lo que podemos hacer por la preservación y conservación del medio ambiente desde el Ciclo Integral del Agua”, asegura Valía, quien se ha reunido esta mañana con el presidente de la asociación de vecinos de Campanar, Pep Benlloch; agricultores de la huerta Campanar-Benimàmet y representantes de las asociaciones impulsoras del “proyecto de dinamización agraria” para explicarles la nueva propuesta.

Esta actuación contempla ahora un trazado por el antiguo cauce del río Turia y reduce la afección de las tierras cultivadas un 33,4%. “En cualquier caso, se trata de una afección temporal y una vez acabados los trabajos se restituirán los terrenos a su estado original y será posible volver a cultivar en las mismas condiciones”, afirma Valía. “Además, hemos reestructurado el cronograma de ejecución de los trabajos y hemos conseguido reducir el plazo de ejecución de las obras de 24 a 20 meses con este nuevo trazado”

“Ha habido voluntad para encontrar un equilibrio entre la realización de una obra realmente necesaria para el suministro y la protección de la huerta”, asegura la presidenta de la EMSHI, Elisa Valía. “No sólo hemos escuchado los argumentos de los agricultores y de las asociaciones vecinales, también los hemos respetado y hemos trabajado en buscar soluciones para reducir el impacto en el entorno”.
Este proyecto de canalización es necesario, dado que reforzará de manera estratégica el abastecimiento de agua potable en la zona norte de València porque permitirá aportar un caudal muy superior desde la planta potabilizadora de La Presa y, además, será un seguro por si fallase una de las dos plantas potabilizadoras que dan suministro al área metropolitana.
En concreto, la obra conectará La Presa, situada en Manises, con la infraestructura metropolitana en València. Además de optimizar la red y reducir su vulnerabilidad, la nueva tubería también mejorará el rendimiento hidráulico.
La infraestructura, presupuestada en alrededor de 8 millones de euros, corresponde al Tramo IV del gran plan de conexión y renovación para reforzar el abastecimiento de agua en alta en toda el área metropolitana. “Ante una situación tan excepcional como la que estamos viviendo, desde el sector público debemos trabajar para poner todos los medios a disposición de la recuperación económica, llevando adelante grandes proyectos que generan gran cantidad de empleos y riqueza”, concluye Elisa Valía.

La nueva infraestructura que asegurará el abastecimiento de agua potable en València no atravesará la huerta de Campanar Leer más »

La EMSHI congela la tarifa de agua potable en el área metropolitana para 2021

La gestión eficiente hace posible no aumentar la cuota del suministro de agua en alta para 1,6 millones de habitantes

València, 26 de noviembre de 2020.

La Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (EMSHI) ha aprobado congelar la tarifa del agua potable en alta para el ejercicio de 2021 en la asamblea de la entidad durante la sesión celebrada hoy, 26 de noviembre.
La EMSHI abastece a través de su red a 1.600.000 habitantes, lo que supone el 30% de la Comunitat Valenciana. La gestión eficiente, tanto del ciclo integral del abastecimiento de agua potable a los municipios, como de las inversiones aprobadas en ejercicios anteriores y el hecho de no haber aumentado los costes hacen posible que no se incremente la tarifa.
“Disponer de agua es un servicio básico y desde la EMSHI entendemos que, dado que las cuentas sí salen, estabilizar la tarifa es tender una mano a las ciudadanas y los ciudadanos en estos momentos tan complicados debido a la crisis del coronavirus”, ha explicado Elisa Valía, presidenta de la EMSHI. “Somos conscientes de que muchas empresas, autónomos y familias están atravesando un momento económico muy delicado y las decisiones que adoptamos buscan contribuir en la medida de lo posible a que la recuperación se produzca lo más rápidamente posible”, insiste Valía.
Además de la tarifa de agua en alta para el área metropolitana, la asamblea de la entidad ha aprobado las inversiones para el año 2021 en las plantas potabilizadoras y las redes metropolitanas.
Respecto a las inversiones en las redes, el presupuesto total para 2021 es de 8.552.000 euros. Destacan las actuaciones para la mejora de los tiempos de permanencia y calidad de las aguas del sistema de abastecimiento metropolitano, con una inversión total de 1.473.000 euros (anualidad 2021: 1.089.000 euros); la tubería de abastecimiento a San Antonio de Benagéber, cuya inversión total es de 6.782.000 euros (anualidad 2021: 2.697.000 euros); y la renovación y rehabilitación de las redes, con una inversión total de 2.450.000 euros.
En cuanto a las inversiones en las plantas potabilizadoras, cuyo total para el año próximo asciende a 4.357.000 euros, destaca la inversión en el 2021 de 1.971.026 euros para aumentar la capacidad de toma de agua bruta y otras mejoras en la ETAP El Realón; y la inversión de 1.095.500 euros para el aumento de capacidad de tratamiento de la línea de fangos y cloración en la misma planta potabilizadora citada.

La EMSHI congela la tarifa de agua potable en el área metropolitana para 2021 Leer más »

Ir al contenido